lunes, 25 de enero de 2016

Poemas de Don Paterson





En la foto es el de la guitarra. Aficionado al jazz como Philip Larkin y sobre todo poeta, Don Paterson (Dundee, Escocia, 1963) ha publicado varios libros de poesía y traducciones de poesía del español y del alemán. Entre los primeros se cuentan Nil Nil (1993), God´s Gift to Woman (1997), Landing Light (2003), Rain (2009), 40 Sonnets (2015). Su tarea de traducción se ha centrado en Antonio Machado ( The Eye, 1999) y en Rainer María Rilke (Orpheus, 2006). También le interesó César Vallejo. Podemos entender que con estos poetas ha dialogado
Ensayo por mi parte una versión provisorioa de apenas tres poemas.





La poesía (de The White Lie, 2001)

Así como el diamante en bruto guarda         
un destello de los primeros fuegos               
cautivo por siempre en su nido de hielo,      
la poesía encierra, no el fuego más reciente
del amor, sino un átomo de amor que viene
del silencio: si la brasa roja de pasión
se enciende, el poeta escucha su voz
forzada de repente o ahogada entre violines
como el cantante de bar que hace gala de una honda
emoción; pero si se rinde a una luz más quieta
sabe que el verso puro cuando llegue sonará
como un arroyo en la sierra, anónimo y sereno.

Bajo el ajeno azul del cielo, el agua
nada canta, ni tu nombre ni el mío.


The poetry

In the same way that the mindless diamond keeps
one spark of the planet's early fires
trapped forever in its net of ice,
it's not love's later heat that poetry holds,
but the atom of the love that drew it forth
from the silence: so if the bright coal of his love
begins to smoulder, the poet hears his voice
suddenly forced, like a bar-room singer's -- boastful
with his own huge feeling, or drowned by violins;
but if it yields a steadier light, he knows
the pure verse, when it finally comes, will sound
like a mountain spring, anonymous and serene.

Beneath the blue oblivious sky, the water
sings of nothing, not your name, not mine.


Despertando con Russell  (de Landing Light – Poems, 2005)

Con más o menos matices, todo comenzó un día
en que amanecimos cara a cara como amantes
y su sonrisa de cuatro días se iluminó
en él, lo dominó sin reparo, sin dudas;
y yo no reí con mi vieja y complicada sonrisa
sino con la suya, o con una que redescubría.
Querido hijo, yo estaba  nel mezzo del cammin
y la senda verdadera estaba tan perdida
como siempre, cuando te cruzaste con tu luz.
¿Ves? El verdadero don queda con quien lo ofrece:
fue y otra vez volvió, perdura
en esta sonrisa que nos baña como un río.
¡Qué bueno, pensé, despertar entre hombres!
Te besé y me comprometí conmigo para siempre.


Waking with Russell

Whatever the difference is, it all began
the day we woke up face-to-face like lovers
and his four-day-old smile dawned on him again,
possessed him, till it would not fall or waver;
and I pitched back not my old hard-pressed grin
but his own smile, or one I`d rediscovered.
Dear son, I was mezzo del cammin
and the true path was at lost to me as ever
when you cut in front and lit it as you ran.
See how the true gift never leaves the giver:
returned and redelivered, it rolled on
until de smile poured through us like a river.
How fine, I thought, this waking amongst men!
I kissed you mouth and pledged myself forever.



Patinando en el Lago Ogil (de Landing Light – Poems , 2005)

¿Te acordás de aquel día que pasamos, alma hermana,
surcando porque sí la nada, como un cuchillo arrojado al aire?
Entonces no había llegada ni partida,
solo un sueño de la vida sencilla –
el hombre inmóvil se movía crucificado y libre
su solo afán, el equilibrio y el viento, su vida.


Sliding on Loch Ogil

Remember, brother soul, that day spent cleaving
nothing from nothing, like a thrown knife?
Then there was no arriving no leaving,
just a dream of the desintrincated life –
crucified and free, the still man mooving,
the balancing his work, the wind his life

2 comentarios: