viernes, 13 de enero de 2017

Bosque




Respiraba tanto
que el aroma del monte de eucaliptos
encendía dentro
poco a poco hasta el último alvéolo.
Hundía los pies
en el colchón de hojas y de ramas.
Oía crujir
las sedientas palabras del idioma
cayendo en un hueco
fresco que antes fuera pensamiento.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada